SALLY L.HAMBLETON. LAS MÁS ENTRAÑABLES Y BELLAS FLORISTERÍAS DE MADRID II

Nunca antes las Flores habían tenido tanta importancia, ni tanta vistosidad, y eso se lo debemos en gran medida a nuestra protagonista Sally L.Hambleton. Es por ello que bien merece este post, que es el primero de una serie de entradas que tratarán sobre “Las más entrañables e importantes floristerías de Madrid”.

Estando fotografiando el Workshop de Sally L.Hambleton conocí de primera mano la historia de una niña… una niña que con seis años amaba las flores de tal manera que  el día de su cumpleaños pidió como regalo un ramo, lo que ya demostraba una profunda sensibilidad hacia la belleza estética​.  ​Pues bien ese día llegó y yo estaba allí.  Un familiar contó la historia y pidió al equipo de Sally Hambleton elaborar un centro conociendo el significado tan especial que tenía este regalo.

​Durante las horas que compartí con todos los miembros del equipo, pude fotografiar y vivir cómo esa cesta de flores iba tomando forma, y pude ver finalmente el maravilloso resultado al lado de la puerta e imaginar cómo iba a ser llevada en manos de una niñita que se llenarían los ojos de emoción al ver aparecer ​tan maravilloso regalo.

Pues bien con esto quiero ilustrar quién es Sally L.Hambleton.  No es sólo un nombre bonito o unos centros preciosos son también emociones, detrás de cada trabajo existe un equipo humano concienciado con la gran labor que están desarrollando.

Y antes de contar la historia de SLH me gustaría poder hablar de la gran familia que hace que todo esto sea posible. María, Miguel, Mar, James, Alonso, Julia e Isa ponen su granito de arena y si algo tienen en común es su pasión y deseo de superación, algo que Sally siempre ha reflejado en su trabajo. María es la encargada de la tienda desde hace 7 años, y me ha encantado oírla contar con la ilusión de una niña su día a día en la tienda, como cuando llega por las mañanas lo primero que hace es servirse una taza de café y en el más profundo silencio hace un vídeo de las maravillosas flores que presiden la tienda de Gabriel Lobo , para luego poderlo compartir en las redes. Alonso el hombre de confianza desde hace 10 años de Sally, es el que siempre está en todo y se preocupa de esos pequeños detalles que hacen tan especiales las cosas, mientras que James un neoyorkino que estudió la carrera de paisajismo en EEUU se ocupa de realizar los terrarios, esos micro jardines en pequeños recipientes así como de ajardinamiento terrazas y patios, o Mar, Julia y Miguel que se ocupan de todos los encargos de flor cortada.

Pero para entenderlo todo nos deberíamos remontar 12 años atrás, cuando Sally perdió su trabajo en la banca y decidió dar un vuelco a su vida.  Frente a una vida de números se dio cuenta que lo que le hacía feliz era su gran pasión: las flores. Da el gran salto y se decide a realizar varios cursos cortos de arte floral en Inglaterra. Por aquel entonces cabe recordar que las floristerías en España eran meros centros, donde sólo se compraban flores para hitos simbólicos tales como un evento, una festividad…

A su vuelta a España Sally comienza en un pequeño  taller en su propia casa que pronto trasladó a un local lleno de encanto cerquita de su casa. Fueron años de mucho trabajo pero como toda mujer perfeccionista esperó pacientemente a que los éxitos llegaran y poco a poco y con su savoir-faire, SallyL.Hambleton se ha convertido en todo un referente dentro del mundo floral hasta el punto que todas las mejores revistas de tirada nacional recogen sus trabajos y nos los muestran.

A día de hoy ha conseguido algo excepcional como florista, que es tener un punto de venta en El Corte Inglés de Castellana donde podrás encontrar las famosas sombreras que tanto la han popularizado o sus bolsas de “flowers to go”, además de otras maravillosas sorpresas.

Así pues, si hay algo que se le puede atribuir a Sally L.Hambleton es el hecho de haber elevado el Arte Floral a la más alta categoría, popularizando algo que estaba relegado a una minoría.

Felicidades Sally, tu trabajo ha servido para mucho.

Carmen Oliver