BELLEZA INTERIOR

Dicen que la belleza nace en el interior y este es el caso que lo demuestra. María Jesús es de esas personas que cuanto más conoces, más quieres saber de ella, porque si su belleza física es evidente, mucho más lo es su interior. Aquí os cuento la historia de unas fotos que nacen como resultado de la confianza plena. Es decir, cuando una persona se deja llevar y confía plenamente en mi estilismo y maquillaje,  mis consejos y localizaciones…

El día de la sesión comenzó con una prueba de vestuario donde nos decantamos por elegir piezas muy sencillas, de color tierra y beige. A continuación pasamos al maquillaje. María Jesús no está acostumbrada a un maquillaje tan marcado, sin embargo, cuando vio la primera foto del shooting, se sintió mucho más cómoda. Finalmente nos desplazamos a las localizaciones, donde se buscaron aspectos tan dispares como la aridez, la vegetación y una casa antigua. Y de todo esto, junto al hecho de haber hablado anteriormente largo y tendido con un Vermouth en la mano, ¡¡surgieron estas fotos!!

Creo que una parte muy importante del éxito radica en el hecho de fotografiar a una persona con la que has intimado y llegas a conocer de verdad. Como fotógrafa, necesito sentarme hablar con la persona, hablar de lo que sea, pero hablar con ella. No se puede retratar a nadie sin antes haber conocido su “yo” más íntimo.

Et voilà! Ella sale así de guapa, aunque lo dicho, lo es mucho más por dentro.