Familia

Dicen que los sueños, sueños son, y que todo no se puede tener en esta vida. Pero yo no lo creo así… después de conocer a esta gran familia, yo sí que pienso que todo se puede tener.

Tengo la enorme suerte de amar mi trabajo, pero además tengo la enorme fortuna de conocer a gente súper especial. La relación con mis clientes siempre va mucho más allá de la estrictamente profesional, es por ello que me involucro de lleno en los reportajes. Tanto es así que aquí os dejo hoy con estas grandes escenas, sinceras y cargadas de amor, que hablan por sí solas.

Espero que este sea un reportaje que con los años gane, así como el vino que gana con los años. Ya que cuando vuestras pequeñas ya no sean tan pequeñas tendréis unas grandes fotos para poder rememorarlas.

Gracias de nuevo por compartir conmigo vuestros grandes momentos¡¡